Conferencia con Juan Velarde

¡Buenas EUROAVIAns! ¿Cómo estáis?

El pasado 3 de Mayo tuvimos la oportunidad de asistir a una videoconferencia organizada por nuestra sede, EUROAVIA Valencia, en la que Juan Valarde, piloto de competición y de línea aérea; y Miguel Ángel de Frutos, ingeniero aeroespacial, nos hablaron de la aviación acrobática y de competición.

El vuelo de competición, a pesar de que parezca un deporte individual, se trata de un deporte de equipo. No solo el piloto es necesario sino también lo son ingenieros y mecánicos, y por supuesto el coordinador y el táctico del equipo.

Juan Velarde y su equipo

En cuanto al vuelo acrobático de competición se pueden distinguir entre tres modalidades:

  • Competiciones de vuelo acrobático clásico: los jueces juzgan la exactitud y la técnica de vuelo.
  • Vuelo acrobático freestyle: las figuras no están estipuladas, tiene un punto más artístico, se juntan humos de colores, música y las formas, cada cuál más original.
  • Vuelo acrobático en formación: todas las figuras deben de ser más suaves para que sea más sencillo seguir al líder. En todo momento un piloto sabe lo que va a hacer el otro, un avión está entre tres o cuatro metros del otro volando a 350 km/h, la confianza y la coordinación son primordiales en este tipo de competición.

¿Qué se puede llegar a hacer con un avión? Es lo que nos preguntamos los pilotos.

Juan Velarde

El piloto y el ingeniero formaban equipo compitiendo en la Red Bull Air Race campeonato de aeronáutica que combina la competición de velocidad con la acrobática entre aviones deportivos, de 2014 a 2019.  En esta competición se lleva al avión hasta el límite de la aerodinámica para superar el crono, los análisis y la mejora del avión son primordiales.

Red Bull Air Race

Solo se permiten 8 vuelos al circuito antes de cada carrera por eso desarrollan simuladores de cada circuito para poder calcular cuál será la trazada óptima. Además de esto, se realiza un análisis de los datos recogidos por el avión después de cada vuelta, entre estos datos se encuentran medidas de la altura, la traza y los tiempos parciales. Todos estos datos se recogen, se estudian y se realizan los arreglos o mejoras correspondientes en el avión. Los equipos se encuentran continuamente ante el resto de hacerlo cada vez más veloz.

No basta con ser el más rápido sino de hacerlo dentro de los límites establecidos para no ser penalizado. Un ejemplo de la dificultad que entraña esta competición es la maniobra del giro vertical (vertical turn maneuver), para la cual uno debe de anticiparse, y saber gestionar la energía y el máximo ángulo de ataque. El radio de giro debe de reducirse, pero no se debe disipar la energía del avión.

Como curiosidad, tanto Velarde como de Frutos colaboran con la Fundación Infante de Orleans, que conserva aviones que han sido parte de la historia de la aviación española.

La reunión concluyó con el turno de preguntas, gracias a esta pudimos saber la gran conexión entre el avión de competición y el piloto, ya que este sabe en todo momento la situación del avión sin necesidad de mirar los instrumentos. Miguel Ángel de Frutos nos explicó que todos los aviones de carreras tienen dispositivos de punta alar (winglets) mientras que los acrobáticos no. También pudimos saber que Juan Velarde compagina la competición con su trabajo de piloto de línea aérea, actualmente Comandante de Iberia pilotando el Airbus A330. En España es mucho más difícil vivir solo de la competición en comparación con otros países como Francia donde se celebran más competiciones.

Si sientes interés por el piloto siempre puedes consultar su página web. http://www.juanvelarde26.es/

¡Hasta la próxima EUROAVIAns!

María Fernández de Palencia Navarro.

Más información en el siguiente formulario:

Deja un comentario